Actualidad Judía

‘Una niña llamada Ana’ rompe récord de taquilla del Teatro Nacional

Septiembre 2019

Unas 42.000 personas, la mayoría estudiantes de colegio, ha presenciado la obra, llevada a escena en iniciativa conjunta entre el Ministerio de Educación Pública y el Ministerio de Cultura.

Por Silvana Botbol

‘Una niña llamada Ana’, la obra de teatro que recoge la historia de Ana Frank, se ha convertido en un éxito nacional. La obra presentada en el marco del programa “Érase una Vez”, iniciativa conjunta entre el Ministerio de Educación Pública y el Ministerio de Cultura a través del Teatro Nacional, ostenta el honor de ser la obra más vista en sus 120 años de historia.

El año 2016 vio nacer el programa “Érase una Vez”, que de inmediato se convertiría en un referente a nivel nacional y regional. Esta iniciativa generada en un intercambio de ideas entre Fred Herrera, quien para entonces fungía como director del Teatro Nacional, y Kattia Grosser, directora de Vida Estudiantil del Ministerio de Educación Pública, buscaba una fusión entre la cultura y la educación poniendo sobre el escenario del Teatro Nacional obras de relevancia para los estudiantes con estándares de calidad de primer nivel que también pudieran ser apreciadas por el público en general.

Ese mismo año también entró en escena una sociedad que se convertiría en ejemplo de esfuerzo entre instituciones privadas y el sector público. Kattia Grosser quería incluir en el programa la vida de un personaje que consideraba de relevancia para todas las generaciones: Ana Frank, la adolescente víctima de la Shoá cuyas vivencias y pensamientos plasmadas en su Diario, conocido a nivel mundial, aparecía como lectura recomendada para los estudiantes de colegio. Para llevar esta idea adelante necesitaba de un socio, y el  historial de cooperación entre el Ministerio de Educación Pública  y Bnai Brith en el marco del programa de formación de profesores, conocido bajo el nombre de: “Derechos Humanos, Shoá y Genocidios Recientes” ubicó a la comunidad como el compañero ideal para este esfuerzo.

Con mucha emoción, responsabilidad y esfuerzo el CIS se convirtió en co-productor junto al Teatro Nacional de ‘Una niña llamada Ana’.  Un equipo fuera de serie compuesto por José Alvarez, como autor del guion original, Gladys Alzate en la dirección, un elenco de actores profesionales con credenciales impecables y cinco actores voluntarios elegidos en representación de la comunidad,  acompañados de un pequeño ejército de profesionales en escenografía, iluminación, vestuario, sonido, producción  y otras áreas, se confabuló para lograr contra viento y marea, sobreponiéndose a montones de obstáculos, dar vida a la obra que se estrenó en agosto del 2017 en un gala que contó con la presencia del Presidente de la República, las ministras de Educación y  Cultura, personalidades de todos los sectores del país y gran cantidad de miembros de nuestra comunidad.

El éxito de la obra fue inmediato, la receptividad del público estudiantil, venido desde todos los rincones del país, fue tan calidad y entusiasta como la del público general. En los comentarios recibidos de los espectadores quedaba claro que la obra había logrado sensibilizar al público sobre las consecuencias de la intolerancia, del odio y la discriminación vividos durante los años del nazismo, y a la vez rescatar entre tanta destrucción y tragedia, la frescura de la Ana adolescente que quería seguir buscando lo bueno de la humanidad.

Los números hablan por sí solos, casi 13.000 espectadores el primer año, más de 15.000 en el 2018, y pedidos de docentes y estudiantes generaron algo fuera lo usual en el Programa “Érase una Vez”, que ‘Una Niña llamada Ana’, fuera puesta en escena por tercer año consecutivo este 2019 sobrepasando los 14.000 asistentes y quedara programada nuevamente para abril del 2020. De este público un poco más de dos tercios son estudiantes y docentes que en muchos casos combinaron la experiencia de asistir por primera vez al Teatro Nacional con la visita al Museo de la Comunidad Judía a fin de entender más de la vida y el entorno de Ana Frank, el tercio restante se trata de funciones abiertas al público general.

Mención especial merecen nuestros embajadores en la obra: Uri Izrael, Lizzy Grynspan, Helena Baruch, Loreana Amón y Dalit Gateño tuvieron a su cargo impregnar sobre el escenario el ambiente de “idishe kait”, instruyendo y sensibilizando el resto del elenco y del equipo sobre nuestra historia, tradiciones y vivencias, de forma que la obra terminara reflejando todos estos aspectos de manera creíble y relevante.  A todos ellos, ¡Kol Hakavod a un trabajo espectacular!

 

Ver más noticias

© Copyright 2020 Centro Israelita Sionista de Costa Rica - Todos los Derechos Reservados.